13 feb. 2011

Grafito

Una cebolla, una película triste, un buen resfriado, la muerte de un ser querido, una pesadilla, un desamor… Estas cosas me suelen hacer llorar, pero nunca se me pasó por la cabeza que el grafito pudiera tener  tal efecto en mi lacrimal, cómo es posible que un material el cual usas todos los días,  haga que tus ojos se inunden y te quedes sin habla… Porque ya lo decía Caderousse en el Conde de Montecristo, “temo más a una pluma sobre el papel, que a un hombre armado”, y es que unas cuantas letras sobre una hoja en blanco te pueden hacer llorar.

1 feb. 2011

Cosas que me hacen feliz


Bueno, si alguien lo lee, solo decirle esto, sé feliz ante todo, sé muy feliz: 
Escuchar Hell Bells y poner cara de cantante de rock. Llegar una tarde a casa y que tu madre haya preparado chocolate caliente. Hablar mil horas por teléfono sin decir absolutamente nada. Llorar alto para que te escuchen y vengan a consolarte. Mirarte al espejo y pensar “hoy si que estoy guapa”. Hacer conciertos en la ducha . Dejar sonar el despertador un domingo. Ir a comer paella con tus padres.  Sonreírle a el dependiente guapo de una tienda. Hacer que no ves a alguien para que él venga a saludarte. Leer un sms pasteloso después de un día duro. Recordar canciones de series animadas. Chillar cuando algo te hace ilusión. Escribir un blog para que el mundo sepa lo que sientes. Que te cuenten un cuento sobre tu vida. Hacer el avión si se acaban los exámenes. Ponerse nervioso la noche de tu cumpleaños. Comerte un chocolatina binter. Pasar un tarde sin hacer nada y terminar cansadísimo. Imaginarte tu futuro y verte con los mismos granos. Que tu padre te diga que eres la más guapa de tus amigas. Quedarse embobado mirando llover.  Ponerle cara a las nubes. Mirar a las estrellas y hacer figuritas con ellas. Soñar con volar. Salir con las amigas para hacer algo especial y hacer lo de siempre.  Jugar al guitar hero hasta que las baquetas se te vaya de las manos.  No poder parar de reírte en toda una tarde. Sesiones de fotos interminables en las que el 90% de las fotos son iguales y el otro 10% salieron borrosas. Sentirte un héroe si acompañas a un niño a enfermería.  Asegurar que no te pasa nada para que te sigan preguntando. Levantarte tan tarde que se te unan desayuno y almuerzo. Escuchar una canción de amor y pensar que la han escrito a tu medida. Sentir que tienes poderes sobrenaturales cuando tienes un dejavu. Emocionarte al ver a una pareja de ancianos. Inventarte una canción en otro idioma. Estar enfermo y que tu madre te envuelva en mantas.  Ser una santa si le limpias las gafas a alguien. Comparar tu grupo de amigos con los de las películas. Leer antes de dormir. Bailar reggeton en la soledad de tu cuarto. Contarle tus penas a un peluche. Llegar siempre 10 minutos antes. Escuchar a un buen bajista  y tocar tu instrumento imaginario. Encernder la tele y por no levantarte a por el mando seguir viendo sálvame. Oler la ropa recien salida de la lavadora. Hablar de cualquier cosa para que no hayan silencios. Intentar explicarle a tu abuela qué es el Facebook. Leer la última palabra de un libro. Temer que al final de tu pasillo te aparezca el niño de “el orfanato”. Que te suban la silla un lunes a las 5. Sacarle una sonrisa a alguien que está triste. Desear que en tu casa hayan macarrones de almorzar. Dormirte en el coche y que te lleven en volandas a la cama. Emocionarte si encuentras a un niño que ve los mismos dibujos que tu veías. Besarte mientras llueve. Compartir un cuña. Tener un saludo especial con un buen amigo. Desmentir frases como “ yo te quiero más”. Que te canten una canción bonita al oído. Abrazarte y que me digas cualquier tontería que me haga derretirme. Tardar muchísimo en despedirnos. NO parar de sonreír en la vida. Soñar con caravanas hippies …
Don’t worry be happy.